The Real World Roleplay
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 11 el Mar Jun 25, 2013 8:21 am.
Staff
Últimos temas
» y llego la cazarecompesas sexy
Mar Feb 28, 2012 3:07 pm por Agata Black

» Dirty Passion// foro hermano
Miér Feb 22, 2012 10:19 pm por Robbin Masen

» Nuevos Datos de Afiliación
Miér Feb 22, 2012 7:42 pm por John K. Deimos

» Registro de Avatares
Jue Feb 16, 2012 8:54 pm por Fabrizzio Giovany

» Reapertura: Limpieza
Lun Feb 13, 2012 4:41 pm por Omar Sharif

» Registro de Grupos
Lun Feb 13, 2012 2:00 pm por Robbin Masen

» La cazarecompensas Agata Black
Dom Feb 12, 2012 5:54 pm por John K. Deimos

» TENEBRA Designs
Miér Feb 08, 2012 6:57 pm por John K. Deimos

» Afiliados Normales
Jue Feb 02, 2012 11:35 pm por John K. Deimos

© COPYRIGHT
Diseños e Imagenes por Google, deviantART & Tenebra Designs. Todo el contenido argumental pertenece al Staff de The Dirtiest Game. Todo lo expresado aqui es propiedad de The Dirtiest Game, asi como de sus miembros y Staff.
Copyright The Dirtiest Game © [Derechos Reservados]
Afiliados Élite

Una de vampiros... (Prólogo & Capítulo 1)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una de vampiros... (Prólogo & Capítulo 1)

Mensaje por Adam Alexander Clarks el Jue Oct 28, 2010 6:22 am

Prólogo

Vampiros, licántropos, magos, brujas... últimamente abundan las historias de estos seres, para unos imaginarios y para otros, quizás por su propio interés o su pasión hacia éstos, parecen haber comenzado a revivir. Y es que desde la antigüedad han abundado los relatos cuyos protagonistas eran estos seres que, aunque con distintos nombres y denominaciones, la actividad que los caracterizaba seguía siendo la de los cuentos y novelas de hoy en día; en el caso de los vampiros, alimentarse de sangre, en el de los licántropos, defender a la especie humana de los primeros. Aunque si hay una cosa que sí ha cambiado radicalmente es la función que realizan las brujas y magos de los relatos de nuestros días respecto a los de la antigüedad. Hoy día las brujas ya no son odiadas y temidas por la sociedad, o, por lo menos, la imaginaria. Mientras que en los siglos pasados abundaban las muertes de gente inocente (o sólo en cierto modo) acusada de brujería, ahora simplemente son seres humanos con un don: la magia.
Pero eso sí, hay algo que continúa siendo indiscutible tanto en las novelas antiguas como en las modernas: la rivalidad entre licántropos y vampiros.
Y ahora la pregunta que hago yo es la siguiente: ¿cómo es posible que la forma de pensar haya cambiado tanto desde aquella época a la nuestra y no la visión de estos dos seres? ¿No será, quizás, que su existencia sea posible? Porque, desde mi humilde punto de vista, creo que los hombres de la edad antigua, y teniendo en cuenta la recientísima aparición de la escritura, fuesen ya capaces de inventarse historias de tal magnitud, a no ser que las hubiesen vivido ellos mismos…
Ahora bien, y cambiando radicalmente de tema, cabe preguntarse por qué puede ser posible que, con todos los avances tecnológicos y en investigación de los que disfruta nuestra sociedad, aún no se haya demostrado la existencia de estas criaturas. Evidentemente esto es un verdadero problema frente a la teoría que he enunciado antes. Pero siendo objetivos… ¿ustedes creen que a la sociedad, o más bien a los gobernantes de la sociedad, les interesa que esto se sepa? Obviamente no. No por muchas cosas: los costes que significaría dar protección a la gente, la necesidad de dar explicaciones del porqué se ha dejado que esto ocurriera y… sobre todo, jugarse el pellejo frente a una sociedad bastante superior a la nuestra a la que tampoco le interesa que esto se dé a conocer para continuar matando gente sin temor a represalias.
No obstante… ¿qué pasa con todas las desapariciones que están ocurriendo en nuestro país y que, además, van en aumento? Y lo peor de todo es que no ‘somos’ capaces o no queremos darles explicación.
Sin embargo, y como última prueba de mi teoría, también deberíamos hacer mención de la exaltación que últimamente reciben los vampiros en nuestras novelas frente a la desvaloración de los licántropos que, supuestamente, deberían ser aquellos que nos protegían frente a los primeros… ¿Quizás exista una amenaza? O, por otra parte… ¿será un beneficio hacia quienes escriben?



Capítulo 1:

Todo había comenzado un viernes, poco antes de fin de curso… Era fin de semana, y algunos habíamos decidido ir a pasarlo junto a un pueblo cercano a la ciudad. Llegamos a una especie de parque solitario, a pocos metros a un río, donde montamos nuestras tiendas de campaña.
-¡Eih Add! Mira esto-me había dicho mi mejor amigo mientras cenábamos a la luz del fuego de la hoguera que yo mismo había encendido.
-Genial-sonreí mirando las botellas de whiskey que tenía en su mano derecha-joder Oli, qué bien nos entendemos-reí dándole un puñetazo amistoso en el hombro y entré en la tienda para coger mi mochila, que me había asegurado de cargar de alcohol para posteriormente enseñarle su contenido a Oliver. Dos horas más tarde todo me daba vueltas, y una hora después había entrado en coma etílico.
-Adam… Adam… ¡ADAM!-gritaban varias personas. Sus voces resonaban en mi cabeza como ecos que rebotaban por todo mi cráneo, parecía como si me estuviera muriendo… No me sentía capaz de reaccionar, simplemente no respondía, no sentía nada. Lo siguiente que recuerdo es estar dentro de un coche con la cabeza apoyada en sus piernas. Las de Jennifer Hurley, la chica que me gustaba desde tercero…
-¿D… dónde estamos?-tartamudeé mirándola perplejo.
-En el coche de Justin, estamos volviendo al campamento. Te has pasado bebiendo y hemos tenido que llevarte al ambulatorio del pueblo. Han tenido que ponerte la B12- me fulminó con la mirada- menudo susto nos has dado. Pensábamos que no lo contabas-.
-¿Qué? No puede ser… no me acuerdo de nada-me levanté rápidamente, pero me tambaleé y tuve que volver a mi posición con una mano tapando mi frente y el ceño fruncido por el dolor de cabeza.
-De lo que te vas a acordar toda tu vida es del dolor de cabeza que vas a tener mañana-se rió mirándome.
-Gracias por darme ánimos-me reí con ella y la miré fijamente a los ojos durante unos segundos.
-¡Eh tortolitos! Ya hemos llegado-nos dijo Justin desde el asiento delantero. Jennifer y yo nos reímos y yo me incorporé para luego bajarme a duras penas del todoterreno.
-¿Dónde están todos?-susurré al oído de Jennifer mientras caminábamos hacia las tiendas de campaña.
-No se Add, son las 5 y media de la madrugada, está a punto de amanecer… puede que los demás estén acostados-se rió mirándome y me besó la mejilla- hasta mañana...- se despidió y se dirigió hacia la tienda que ,estaba compartiendo con varias chicas de clase, desapareciendo en la oscuridad de la noche.
Yo me senté en el tronco en el que había estado cenando unas cuantas horas antes; aún estaba mareado… así que aproveché para intentar recordar lo que había pasado aquella noche, pero sólo fui capaz de recordarme ebrio junto a Oliver, que se encontraba en una situación parecida a la mía… Y entonces me di cuenta. ¿Dónde estaba Oliver? Tendría que haberme acompañado al médico… era mi mejor amigo…
Cogí un leño de los que nos habían sobrado de la hoguera y me levanté con la ayuda de este y me fui tambaleando hasta mi tienda.
-¡Dios! ¡Ayuda, por favor!-gritaba una voz conocida al otro lado del campamento.
-¡Jennifer! ¿Qué ocurre?-voceé mientras echaba a correr hacia ella tropezando por el camino debido a mi estado.
-¡Ah, mierda!-bramé de dolor cuando noté cómo algo se clavaba en mi pierna atravesándola por la región del gemelo.
-¡Jenn! ¡¿Estás bien?!-grité intentando incorporarme a duras penas.
-Adam, ¿eres tú?-susurró ella cerca de mí, pero, debido a la oscuridad, yo era incapaz de verla…
-Sí, ¿m… me puedes explicar qué te pasa?-tartamudeé ligeramente debido al ardor que sentía en mi pierna mientras me acercaba a ella cojeando.
-¡Habla más bajo! ¡Alguien o algo quiere matarnos!-dijo casi inaudiblemente aferrándose a mí con fuerza.
-¡Au!-apreté las mandíbulas intentando aplacar el dolor que me había causado en la pierna al apoyarse en mí a la vez que me llevaba las manos a la herida-por favor Jenn, no estoy de humor para bromas. Acabo de atravesarme la pierna con un maldito cuchillo que algún imbécil ha dejado en el suelo, así que sería de agradecer que ayudaras a arrancármelo-dije tajantemente.
-¿Que qué has hecho?-preguntó ella súbitamente-mierda, estamos jodidos-se puso a llorar y tiró de mi hacia la tienda que teníamos detrás.
-¿Qué haces? ¿Me puedes explicar por qué lloras? ¡No, para! Ahí están John y Helen-frené antes de que abriera la tienda.
-¡Hazme caso joder! ¡Aquí no hay nadie!-gritó sin dejar de llorar y me empujó hacia adentro- ¡y deja de vocear por favor!-.
-¿Qué estás haciendo? En serio Jenn, me estás empezando a acojonar-susurré haciendo caso a su petición.
-¡Ya te he dicho que están todos muertos! ¿Te parece poco para estar así?-continuó llorando y comenzó a examinarme la pierna.
-Escúchame Jenn, eso no es posible. Te habrán gastado una broma…-dije intentando tranquilizarla mientras extendía mi pierna izquierda para poder extraerme el cuchillo con mayor facilidad.
-Adam, cuando he entrado en la tienda estaba todo lleno de sangre. Fue entonces cuando grité, pero luego cuando salí, oí la voz de Justin en el bosque, algo se lo había llevado y… te puedo asegurar que no habrías querido ver lo que queda de él-señaló hacia una ventana que tenía la tienda en su parte trasera-algo estaba mordiendo su cuello mientras el gritaba de dolor Adam, ¡mientras él se ahogaba con su propia sangre joder! Y yo lo vi todo…-susurró entre sollozos.
-No. Eso no puede ser. Seguro que nos están gastando una broma. Aquí no hay ningún animal que pueda hacerle eso a una persona. Es imposible-miré hacia la ventana y agarré fuertemente el cuchillo que tenía clavado en la pierna apretando las mandíbulas para ahogar el grito que di cuando tiré de él.
-Dios…-susurré con los ojos cerrados y me quité la camiseta para atármela alrededor de la herida. El ardor que sentía en la pierna era descomunal. Nunca había experimentado un dolor semejante. Apreté los puños para mitigarlo y me incorporé despacio guardando el cuchillo en uno de los bolsillos de mi pantalón- no te muevas de aquí, voy a comprobar que no es una broma-susurré y caminé despacio hacia la ventana de la cabaña. Fuera había un claro que permitía que los rayos de luz que emitía la luna llena se colasen entre las ramas de los árboles que cubrían el lugar, y, justo en el medio, el cuerpo de una persona rodeado de un charco de algo que parecía… ¿sangre?
-No…-miré a Jennifer con gesto de preocupación- ¿cómo es posible? Tengo que ir a por él. Es posible que aún esté vivo…-susurré antes de salir por la entrada de la tienda a toda prisa.
-¡No, espera!-oí decir a Jennifer a mis espaldas poco antes de llegar al cuerpo de Justin.
Lo que vi frente a mí me dejó perplejo. Fuera lo que fuese lo que había atacado a Justin, debía tener una fuerza inmensa. El chico tenía parte del cuello seccionado a causa del mordisco que le había propinado el ser que lo había abordado. Y evidentemente, sería imposible hacer nada por su vida después de aquello.
Lo más prudente en aquel momento hubiera sido irse de allí lo antes posible, pero antes de eso necesitaba encontrar a Oliver. Al fin y al cabo, supongo que él habría hecho lo mismo por mí…
Corrí hacia la tienda donde se encontraba Jennifer.
-Jenn-susurré al entrar-escúchame, tenemos que salir de aquí-.
-¡Schh!- me ordenó callar desde una esquina de la tienda.
Y poco tardé en darme cuenta del porqué de su reacción. De pronto un rugido descomunal se oyó a pocos metros de donde estábamos.
-Mierda-dije casi inaudiblemente situándome al lado de Jennifer.
-Vamos a morir joder-sollozó ella.
-No digas eso, tranquilízate-contesté yo acercándome a ella.
-Gracias, de verdad, eres un cielo-cogió mi mano apretándola con fuerza.
-No hay de qué-respondí sinceramente. Por ella hubiera sido capaz de hacer lo que fuera.
-Add-susurró.
-Dime-.
-Lo siento-.
-¿Por qué dice eso? Te recuerdo que hoy me has salvado la vida-me acordé de la borrachera que había cogido el día anterior y se me revolvió el estómago.
-Por no haber hecho eso antes-espetó antes de besarme como nunca antes me lo había hecho nadie.
-¿E… en serio?-dije cuando se separó de mí.
-No quería dejar de vivir sin decírtelo. Me gustas desde tercero-me dijo.
-¿Qué? Tú a mí…-de pronto otro gruñido sonó a nuestras espaldas, y el sonido de un animal olfateando el suelo hizo que Jennifer no pudiera evitar apartarse.
-¡Corre Jenn!-grité mientras me levantaba del suelo y la agarraba de la mano para intentar llegar al coche entre un cúmulo de bramidos que hacían que el valle retumbase a nuestras espaldas.
-Mierda, Oliver-grité al pasar por delante de nuestra tienda.
-Adam no hagas tonterías, ¡está muerto!-me empujó para que no parara. Aunque no tenía pensado hacerlo. No con la vida de Jennifer en juego.
-Tienes razón. No hay nada que hacer por él-dije- ¡rápido, métete en el coche!-la ayudé a subirse al asiento del copiloto y cerré la puerta. Después corrí como nunca hasta que llegué a la tienda de Oliver. Tenía que comprobar si estaba vivo. No podía dejarlo allí… Pero cuando entré comprendí que estaba muerto. Jamás había visto tanta sangre junta, absolutamente todo estaba teñido de rojo…
-Lo siento Oli-dije saliendo de la tienda a toda prisa mientras un par de lágrimas resbalaban por mis mejillas. Pero de repente volví a tropezar y me golpeé con algo la pierna en la que tenía la herida, que aún continuaba sangrando levemente.
-¡Joder!-grité de nuevo a causa del dolor.
Intenté incorporarme reiteradamente, pero fue en vano. Mi pierna izquierda ya no respondía, por lo que intenté arrastrarme lentamente hacia el coche mientras que un presentimiento, o, mejor dicho y literalmente, una voz susurraba en mi cabeza que no sobreviviría a aquello.
Sin embargo, si de algo estaba aún más seguro que de aquello era de que no me rendiría tan fácilmente.
-No-susurré incorporándome y agarré con fuerza el cuchillo que había guardado unos minutos antes. Y allí, justo en frente de mí, estaba el que había hecho esto.
-¿No me digas?-dijo el hombre en mi cabeza sin apartar una sonrisa macabra de su rostro-¿te crees tan valiente como para vencerme?-continuó. Siendo sinceros, nunca había estado tan asustado como en aquel momento. ¿Me estaba volviendo loco? Aquello era surrealista. Para empezar, era imposible que un solo ser humano hubiera llevado a cabo semejante barbaridad, y, segundo, ¿cómo narices estaba hablándome sin ni siquiera mover los labios? Tenía que ser una pesadilla.
-¿Quién cojones eres tú?-susurré apretando las mandíbulas de rabia y escondiendo el cuchillo a mi espalda.
-Oh… vamos… no te me pongas sentimental-susurró de nuevo en mi mente-yo sólo soy… cómo explicarlo… ¿el que te va a matar te sirve?-me miró fijamente a los ojos. Y entonces lo entendí todo. Aquel ser no era humano. Sus ojos brillaban a la luz de la luna como si de un gato callejero se tratase, y el resto era… literalmente perfecto. Parecía pertenecer a una especie superior a la humana, sublime y grandiosa, perfectamente dotada para la caza. Pero lo que más me impactó fue su boca, totalmente cubierta de sangre.
-¡Mierda! ¿Qué les has hecho a los demás?-grité agarrando el cuchillo con fuerza. De pronto la criatura cambió su gesto de burla y lo transformó en ira.
-¿Cómo has hecho eso?-rugió ya fuera de mi cabeza y apareció a escasos centímetros de mí, agarrándome por el cuello.
-Que te jodan-sonreí irónicamente y clavé con todas mis fuerzas el cuchillo en su abdomen, con lo que conseguí que me soltara, e inmediatamente comencé a correr hacia el coche con todas mis fuerzas. Sin embargo, poco tardé en toparme de nuevo con mi contrincante que, con un leve movimiento con su pierna, hizo que me cayera al suelo quedando bocarriba.
-¿En serio has pensado que podrías hacer daño a un vampiro?-sonrió y se abalanzó sobre mí. Intenté forcejear, pero cuando reaccioné ese ser estaba mordiendo mi cuello y bebiendo la sangre que brotaba de él.
Después de aquello cerré los ojos y me dejé llevar. Cuando quise darme cuenta el frió de la muerte ya se me había echado demasiado encima como para dar marcha atrás. Un cúmulo de recuerdos de los momentos vividos, de mi infancia y de tan sólo unos instantes antes de aquello, como cuando Jennifer me había besado, iban inundando mi mente como si de una fina corriente de agua se tratase. Y de repente recordé algo que con el paso de los años había intentado olvidar… Con la edad de 11 años mis padres habían llegado a la conclusión de que era superdotado, cuando me habían encontrado una noche moviendo objetos de mi habitación tan sólo usando mi mente. Pero el problema era que desde que había decidido convertirme en una persona normal lo más raro que había hecho había sido aprobar exámenes sin estudiar… Sin embargo, aquella podría ser mi última posibilidad de salir con vida.
Intenté concentrarme, algo bastante complicado debido a la debilidad que sentía por todo mi cuerpo. Aquel ser me estaba desangrando… Y entonces abrí los ojos.
-¿A un vampiro?-susurré casi inaudiblemente-¡arg!-grité furioso, y abrí las palmas de mis manos consiguiendo que la criatura saliera despedida a varios metros de distancia-sí-espeté contestando a su pregunta.
-¡Adam!-oí gritar a Jennifer detrás de mí-¡vamos, levántate!-me cogió de la mano y tiró de mí, con lo que a duras penas conseguí levantarme.
-¿Dónde se ha ido?-dije mientras subía al asiento del piloto con la ayuda de Jenn.
-Da igual, ¡arranca!-me gritó entre sollozos una vez que se subió al todoterreno.
Di gracias a Dios por haberse dejado Justin las llaves puestas en el coche mientras apretaba el acelerador a fondo, tanto que Jenn y yo fuimos ligeramente impulsados hacia atrás.
-¡Agárrate fuerte!-intenté gritar casi sin ser capaz de hacerlo.
-Dios mío, Add-dijo Jenn mirándome- ¿Qué te ha pasado en el cuello? Estás sangrando mucho- dejó de llorar y me miró preocupada.
-No es nada, estoy bien-susurré cada vez más mareado a la vez que giraba bruscamente el volante hacia la derecha para coger la carretera que nos llevaría al pueblo- ese tío me ha mordido-añadí llevándome una mano al cuello.
-¿Qué? Adam, para el coche-me ordenó Jennifer después de examinar la magnitud de mi herida-no estás en condiciones de conducir-afirmó.
-Jenn, no podemos parar. He visto lo que es capaz de hacer ese tío, y no es un ser humano normal. Le clavé un cuchillo y ni se inmutó. Y todo eso sin contar con su velocidad; de repente pasó de estar a varios metros de mí a presentarse en mis narices sin que yo le viera mover un dedo…-dije como pude, aunque mi voz fue casi inaudible… Cada vez me encontraba peor.
-¡CUIDADO ADAM!-bramó Jennifer a mi lado.
-¿Qué?-susurré mirando intentando descubrir el porqué de su reacción. Unos pocos metros más adelante una criatura enorme miraba al coche con los mismos ojos con los que me había mirado el hombre que me había atacado.
De pronto todo en mi mente se fue emborronando y me sentí incapaz de reaccionar. Lo único que sentí después de aquello fue el ruido de la luna del coche al romperse contra mi cuerpo y el ardor de éste al ser atravesado por los cristales.
avatar
Adam Alexander Clarks
~Admin

Mensajes : 128
Fecha de inscripción : 28/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Una de vampiros... (Prólogo & Capítulo 1)

Mensaje por Nair Cellman el Jue Oct 28, 2010 1:15 pm

mi usta... CHAPTER TWO please
avatar
Nair Cellman
•It`s my life!!!•

Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 10/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Una de vampiros... (Prólogo & Capítulo 1)

Mensaje por Adam Alexander Clarks el Jue Oct 28, 2010 6:48 pm

jaja gracias! pero aún no esta terminado u.u'
avatar
Adam Alexander Clarks
~Admin

Mensajes : 128
Fecha de inscripción : 28/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Una de vampiros... (Prólogo & Capítulo 1)

Mensaje por Jocelyn Belaqua el Jue Oct 28, 2010 6:50 pm

terminaaaaaaa
avatar
Jocelyn Belaqua
Ѽ Soy esa extraña dama Ѽ

Mensajes : 129
Fecha de inscripción : 04/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Una de vampiros... (Prólogo & Capítulo 1)

Mensaje por Adam Alexander Clarks el Jue Oct 28, 2010 7:02 pm

jaja lo intento pero no tengo casi tiempo!
avatar
Adam Alexander Clarks
~Admin

Mensajes : 128
Fecha de inscripción : 28/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Una de vampiros... (Prólogo & Capítulo 1)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.