The Real World Roleplay
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 11 el Mar Jun 25, 2013 8:21 am.
Staff
Últimos temas
» y llego la cazarecompesas sexy
Mar Feb 28, 2012 3:07 pm por Agata Black

» Dirty Passion// foro hermano
Miér Feb 22, 2012 10:19 pm por Robbin Masen

» Nuevos Datos de Afiliación
Miér Feb 22, 2012 7:42 pm por John K. Deimos

» Registro de Avatares
Jue Feb 16, 2012 8:54 pm por Fabrizzio Giovany

» Reapertura: Limpieza
Lun Feb 13, 2012 4:41 pm por Omar Sharif

» Registro de Grupos
Lun Feb 13, 2012 2:00 pm por Robbin Masen

» La cazarecompensas Agata Black
Dom Feb 12, 2012 5:54 pm por John K. Deimos

» TENEBRA Designs
Miér Feb 08, 2012 6:57 pm por John K. Deimos

» Afiliados Normales
Jue Feb 02, 2012 11:35 pm por John K. Deimos

© COPYRIGHT
Diseños e Imagenes por Google, deviantART & Tenebra Designs. Todo el contenido argumental pertenece al Staff de The Dirtiest Game. Todo lo expresado aqui es propiedad de The Dirtiest Game, asi como de sus miembros y Staff.
Copyright The Dirtiest Game © [Derechos Reservados]
Afiliados Élite

Navidad Olvidada

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Navidad Olvidada

Mensaje por Jocelyn Belaqua el Jue Dic 23, 2010 10:33 pm

NAVIDAD OLVIDADA


Caminé por la calle chocando con miles de caras que se cruzaban… miles de paquetes y bolsas de regalos… miles de adornos, el tránsito insoportable, el ir y venir acelerado de un montón de vidas que pasaban entre la euforia y el conglomerado de emociones inconclusas que se contradecían a si mismas.
Miré los rostros y no vi la alegría del momento, o la entrega real a un “algo” que no fuera el pasatiempo comercial de una navidad llena de las luces rimbombantes tan alejadas de ese viejo establo de hace más de dos mil… choqué con alguien y mis bolsas cayeron manchando alguna de las cajas con el consiguiente grito rabioso y el intercambio estridente de palabras de las que en su momento no me arrepentí. ¿Debía?
Esta Navidad estaba harta de esas películas cursis de un Santa Clos barbudo con su “jo-jo-jo”… paradójicamente había comprado más regalos que nunca, había leído “Un cuento de Navidad” unas diez veces y había cruzado esa línea invisible entre la culpabilidad y la redención… línea oscura diría yo… línea ambigua también… línea al fin… que recordaba ese maldito AHORA descompaginado de un ANTES que había dejado la huella profunda donde pensábamos que todo estaba tranquilamente bien.
Me pregunté esa mañana porque el auto no había arrancado, porqué había olvidado hacer los encargos antes, porqué la señora de la limpieza no vendría… porque estaba al borde de una histeria insoportable… y tampoco supe qué me hacía de repente tantas consultas enmascarando la “insoportable levedad del ser”.
No quedaba más que caminar despacio, haciendo equilibrio con los paquetes sobre el hielo resbaloso, soportando el frio y el viento helado que me recordaba porqué odiaba tanto el invierno en la navidad… y ahí estaba… ví la puerta cerrada y pintada del desvaído color del olvido, y el mundo se desmoronó de repente. ¿cómo volver atrás cuando el tiempo es sólo una medida de nuestra estupidez?
No soporté y dejé resbalar las lágrimas sobre un rostro que siempre había sido lo suficientemente duro para nunca traslucir nada más que la hueca satisfacción de llegar a las metas que tenían el signo dólar impreso.
Alguien abrió cuando golpeé la puerta en un ruego callado pidiendo perdón, y me ayudó a atravesar el pasillo estirando la tortura de ver lo que no era sino la cosecha de miles de navidades perdidas, corriendo detrás del reloj, sumando tarjetas y regalos caros enviados por correo, sin una sencilla y afectuosa mano amiga que estrechar… “su” mano… la mano que me había alimentado de niño, que había curado mis heridas tras las miles de caídas, que había trabajado a sol y sombra sin olvidar nunca palmear mi espalda en la noche antes de dormir.
—Por favor no la atosigue… recuerde, un saludo, un Feliz Navidad… nada de apuros ni de emociones fuertes… no sabe quien eres… no te recuerda…
La ví sentada en su sillón especial, con los cabellos plateados acomodados en su peinado de siempre… y me acerqué lento, sabiendo que me dolería más su mirada perdida y curiosa que toda la culpa que sentía por dejarla allí, pasé de largo cuando ví que ni siquiera me miraba y me vestí en la habitación de al lado: traje rojo, panza inventada, barba de algodón…
—Feliz Navidad señoras!!!! Jo – Jo – Jo ¡!!!
Y mi alma cambió… la luz del establo se dejó ver detrás de sus ojos, en un brillo que me devolvió mi propia fe.
—Mi hijo!!!! Como me gustaría que mi hijo estuviera aquí!!!! Él amaba a Santa Clos y siempre me abrazaba en Navidad… decía que era lo único que podía regalar…
Mi alma se quebró, y todas las explicaciones de los médicos, de un Alzheimer progresivo que devoraba de adelante hacia atrás… de ese maldito gen que despertaba y que le había hecho olvidarme… “Ella” me recordó y pensó en mi para alegrarme.
Lloré debajo de la barba blanca, la senté en mis rodillas y la llené de regalos, le canté villancicos y la oí reír… y entendí… entendí que la Navidad también me estaba dando un regalo a mi, devolviéndome el tiempo que yo mismo perdí.


DERECHOS RESERVADOS
Esta historia esta protegida por Dirty Game.
Cualquier plagio de esta, el responsable será consignado
A las autoridades correspondientes.





regalos especiales:

más de mi:



¡Invitado! De qué lado estás?

avatar
Jocelyn Belaqua
Ѽ Soy esa extraña dama Ѽ

Mensajes : 129
Fecha de inscripción : 04/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Navidad Olvidada

Mensaje por Pamela Reynal el Dom Dic 26, 2010 6:51 am

Esta hermosisimo, me emocione mucho!!!!
Gracias por compartirlo
avatar
Pamela Reynal

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 26/12/2010
Localización : En todas partes

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.